Consejos de ahorro para la vuelta al cole

Hace tiempo que en nuestra web de minicreditosalinstante.com tenemos un artículo en el que puedes informarte sobre todo lo relacionado con la solicitud de préstamos para la vuelta al cole. Sin embargo, hemos querido prepararos un post con medidas y consejos de ahorro para esta etapa de gastos, que están calculados en una media de 884,5 € por hijo.

Publicidad

El material escolar: un gasto anual que puede rebajarse

1. Redacta un inventario

Puede que te parezca una redundancia, o que esto solo es propio de cuando se va al supermercado a por la compra de la semana. Pero te aseguramos que es una medida muy eficaz para no comprar más de lo estrictamente necesario y poder hacer cálculos previos antes de salir de casa, de lo que nos va a costar el total de la compra. Por otro lado, es una manera que tienes de comparar precios entre varios establecimientos antes de acudir a los mismos. Y poder obtener todo el material al mejor precio.

2. Infórmate sobre las becas y otras subvenciones

Esta opción varía dependiendo de la comunidad autónoma en la que te encuentres, al igual que dependerá también del colegio donde estudien tus hijos. ¿Por qué? Muy sencillo: estos cambios dependen de la ciudad en la que vivas ya que las subvenciones escolares se rigen por el gobierno regional y no estatal. Por tanto, infórmate en el Boletín Oficial de tu Comunidad Autónoma, en sus puntos de información, etc. para que te expliquen las condiciones, requisitos y plazo de solicitud establecido, para poder presentar tu interés.

También comentábamos que dependería del colegio donde estuvieran los niños. Esto es porque en algunos colegios e institutos existen asociaciones como la APA que se encargan de organizar un servicio de préstamo de libros de segunda mano. Otros centros ofrecen ayudas propias, como descuentos o promociones, a aquellas familias que más lo necesitan si compran los libros en su punto de venta.

En la Web del Ministerio de Educación puedes encontrar más información sobre las subvenciones escolares.

3. Hereda los libros

¿Quién no ha tenido alguna vez un libro que le ha dado su hermano, primo, vecino o amigo mayor? Pues, aunque pueda parecer un acto totalmente normal, es un gesto que ayuda a ahorrarse muchos euros a nuestro bolsillo. Por ello, si nuestra intención es que nuestro hijo pequeño pueda aprovechar los libros del mayor, deberíamos forrarlos para que no se rompan o estropeen con tanta facilidad, intentar que no se subraye con rotuladores o colores, y que no se escriba en el propio libro.

Eso sí. Tenemos que tener claro que hay libros y cuadernillos que, aunque tratemos estupendamente no podremos dejar en herencia a nadie porque son “cuadernillos de trabajo”: los típicos de cálculo, el típico librillo para poner en práctica los conocimientos de inglés, etc.

4. Alquila los libros

Es posible que no tengas conocidos que tengan los libros que tu necesites (que seas nuevo en el cole, que la Ley de Educación haya cambiado, etc.). Pero no tienes que preocuparte por ello porque existen otras medidas: existen bibliotecas conscientes del gasto que supone la vuelta al cole, y que alquilan los libros de texto. Además, también puedes comprar libros de segunda mano en webs o aplicaciones como Wallapop o Amazon, por ejemplo.

Y, por supuesto, debes tener en cuenta que tu hijo empieza un curso, pero acaba otro. Así que puedes darle una mejor vida a esos libros que ya no vas a volver a utilizar, para realquilarlos o revenderlos. De esta manera “lo comido por lo servido”: lo que pagues por los libros que necesites, lo recuperarás con los que puedas vender.

5. Aprovéchate de los descuentos y promociones online

Antes hablábamos de hacer un inventario para comprobar todo aquello que necesitamos comprar -al margen de los libros de texto-. Pues bien, si hacemos un ejercicio de comparación de un producto entre varias webs, podemos sacar un gran rendimiento económico a nuestra búsqueda. Porque nos podemos encontrar con muchas promociones y descuentos, que no nos dejen tan tocada nuestra cartera.

¡Eso sí! No te olvides de comparar también los precios con las librerías y comercios de barrio, etc. A veces, conscientes de la competencia que les hace Internet, son ellos lo que mejores precios pueden ofrecerte.

6. Ojo con los lotes y packs de material

Estamos acostumbrados a que cuando compramos este tipo de productos, en conjunto, salen mejor de precio que al adquirirlos de forma individual. Sin embargo, debemos de tener los ojos predispuestos a hacer cálculos mentales porque en muchos establecimientos, no hacen estos packs bajo esa “ley no escrita” del menor precio. Es más, pueden salirte hasta más caros que por separado.

7. Compra al por mayor

Si has estado leyendo las indicaciones anteriores puede que esto de comprar casi a granel te resulte contradictorio con las medidas de ahorro que estamos nombrando desde el principio. Pero ara nada es una idea descabellada.

Si eres un papá o mamá que sabe organizarse bien, te recomendamos esta opción. Si compras material escolar al por mayor: bolígrafos, lápices, gomas de borrar… material que vas a tener que comprar varias veces en un mismo curso escolar, y que sabes que es una operación que tendrás que repetir a lo largo de la estancia de tu hijo en el colegio o instituto… ¿Por qué no adelantarte a los acontecimientos?

Eso sí. Deberás ser consecuente con tus actos. Comprar al por mayor te puede salir rentable de precio, pero deberás ser responsable (al igual que tu hijo) con el material, para que esta opción te salga a cuenta. Ya que los niños siempre quieren estrenar, y pueden aprovecharse de tener material nuevo en casa.

8. No gastes en material que ya tienes en casa

Volvemos al mismo punto de reflexión que el anterior: muchos niños y padres al inicio de cada curso quieren comprar todo nuevo para empezar las clases. Y muchas veces no hace falta, porque tenemos en nuestras casas de años anteriores mucho material que no se ha gastado ni estropeado: tijeras, barras de pegamento, lápices de colores, barras de cera. Además de otros que no se gastan: ficheros, carpetas, archivadores, mochilas, etc.

Reutiliza todo lo que tengas en casa, y como solo lo que sea estrictamente necesario. Comprobarás que te puedes ahorrar una gran cantidad de dinero.

9. Evita el material de marcas novedosas

Esta claro que cada año las marcas escolares intentan hacer algún tipo de colaboración con películas o personajes infantiles para intentar aprovecharse de aumentar el precio ante la exclusividad del producto.

Si lo que estamos buscando es ahorrar, debemos intentar alejarnos de estas marcas y de estos productos. Que no solo puede que no los necesitemos, sino que además nos van a inflar la factura final en altas cantidades.

10. Distribuye las compras

En caso de que la opción de comprar al por mayor no te convenza. Y que los gastos que puedas tener de material escolar sean tan elevados que igual te cueste hacerles frente todo de golpe. Puedes distribuir los gastos. Es decir, tu hijo puede que no tenga las mismas asignaturas en un semestre que otro. Por eso puedes posponer la compra del material que necesite para más adelante, y así no notar tanto el gasto escolar en septiembre.

11.Con el material electrónico también se puede ahorrar

Ya hay muchos colegios y centros donde se está dejando de emplear el material escolar convencional para dar paso a uno más sofisticado como las Tablet, portátiles, etc. Y en muchos casos son los propios alumnos los que tienen que llevar ese material de su casa.

Por ello, te recomendamos que aproveches las promociones y descuentos que puedan crearse en el periodo de rebajas de verano, y a lo largo de estos meses previos al inicio del curso.

Publicidad

Las compras de ropa: ahorra en uno de los gastos que más encarece la vuelta al cole

12. El truco de una talla más grande

No es ningún misterio que a la hora de ir a comprar el uniforme o las nuevas prendas que necesitamos para que nuestros hijos vayan al cole, tengan una duración bastante limitada. Y es que ya sea porque ellos crezcan, o porque la ropa se estropee, apenas durará 3 o 4 años en el armario.

Sin embargo, si a la hora de comprar, adquiriésemos las prendas de una talla mayor a la necesaria, en donde pudiéramos meter el dobladillo sobrante con un hilo, para irlo desdoblando según nuestros hijos crecieran nos podríamos ahorrar un buen dinero en comprar uniformes futuros innecesarios.

13. Aprovéchate de las rebajas

Al igual que ocurría con el material escolar, los papás y mamás de niños que vayas a colegios o institutos que no tengan uniforme pueden aprovecharse de las rebajas de verano para comprar algún chollo de ropa para los niños.

Además, en los establecimientos que sí venden uniformes pueden ofrecer algún tipo de promoción y descuento por la vuelta al cole, por ello, compara y decide en qué sitio te conviene más comprar este año la ropa del cole.

14. No tires las prendas antiguas

Ya hablábamos antes del truco de comprar prendas de una talla superior a la necesaria para darle una vida más larga a la ropa de los niños. Pero además, existen otros trucos para no tirar las prendas algo estropeadas a la primera de cambio.

Los parches para las rodilleras y coderas no son ningún secreto, y teniendo en cuento que con los deportes y juegos, los pequeños y no tan pequeños andan tirados por el suelo gastando estas partes de las prendas, les podemos alargar el uso de estas con este sencillo consejo.

15. Hereda la ropa

En caso de que tengas un hijo mayor que haya dado el estirón demasiado rápido, sin darte alternativa a que le compres otro uniforme, no tires el que le queda pequeño.

Bien porque le pueda servir al hermano pequeño, o bien porque tengáis algún amigo o conocido al que pueda servirle la ropa, y le ayudéis en sus gastos. O que lo podáis revender a un precio más asequible para compensar un poco los gastos que tengáis con las prendas nuevas que tengáis que comprar.

16. La ropa tiene que estar marcada

Otro pequeño truco a tener en cuenta para que la durabilidad de las prendas de tus hijos se alargue (al menos durante el curso escolar), es que marques todas sus prendas con su nombre. De esta manera, si las pierden y van a objetos perdidos, las pueden encontrar de nuevo. Y en caso de que se las hayan equivocado con otro compañero, ya sabes a qué papás poder darles la prenda confundida.

Por otro lado, puedes marcarlo encima de una tela que cosas a la prenda. Así, si la ropa no tiene desperfectos, puede heredarla su otro hermano, y solo tendrías que cambiar esta tela marcada, por otra con el nuevo nombre.

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.